Oceanos inundados de basura

Océanos inundados de basura ¿Hasta cuándo?

El plástico es uno de los problemas de contaminación actuales más importante. Una simple bolsa de plástico que utilizas unos minutos, tarda en desaparecer más de 100 años.

El modelo de consumo actual y el ciclo de vida lineal de los productos hacen que se acumule una gran cantidad de residuos. Se estima que entre seis y ocho toneladas de estos residuos acaban en el océano, y de ellos, el 80% son plásticos.

Ya sólo el hecho de contaminar ecosistemas con residuos es algo a tener en cuenta, ya que no afecta únicamente a los animales, también entraña riesgos para el ser humano.

¿Cuáles son los verdaderos problemas de la acumulación de la basura marina?

La basura marina son objetos antrópicos que han sido tirados u olvidados por el hombre y que han llegado al mar por diferentes fuentes (por los ríos, el alcantarillado o por acción del viento). Esta basura está compuesta por diferentes materiales, sobre todo aquellos que más difícil degradación tienen, como son el plástico (en un mayor porcentaje), metal, madera, vidrio, etc.

Estos plásticos de los que hablamos tardan cientos de años en degradarse ya que son materiales muy resistentes. Se van deteriorando física y químicamente. También se degradan como consecuencia de la luz solar, de forma que se van produciendo pequeños fragmentos de plásticos (microplásticos) que son  menos visibles, pero mucho más peligrosos.

No es sólo un problema estético, no es el hecho de ver la basura en mitad del océano, sino que esta basura acaba poniendo en riesgo los ecosistemas marinos así como a la salud humana. Estos plásticos que están en el mar afectan de diferentes formas a los animales marinos. Los plásticos más grandes pueden ser ingeridos por grandes animales (por ejemplo ballenas), otros trozos pueden enredarse en las bocas de los animales produciéndoles una muerte por falta de ingesta de alimentos. Si los plásticos se degradan, estos microplásticos que quedan son ingeridos por infinidad de animales, los cuales hacen que entren productos químicos en la cadena trófica, de la que los humanos somos el último y más importante consumidor.

¿Qué podemos hacer?

Aunque la eliminación de estas basuras habría que hacerlo con grandes inversiones (de dinero, tiempo y empeño), cosa que evidentemente no está al alcance más que de los gobiernos y las grandes empresas preocupadas por el medio ambiente, desde nuestra posición también podemos aportar para que este problema vaya disminuyendo con el tiempo, con pequeñas acciones.

  • Reducir el consumo; se puede vivir igual de bien con menos cosas. Podemos compartir productos, utilizar objetos de segunda mano, construir alternativas sostenibles, etc.
  • Descartar los productos de usar y tirar, como pueden ser los cubiertos y platos de plásticos, pañales y compresas, maquinillas desechables, etc. Hay alternativas duraderas y sostenibles para todos estos ejemplos.
  • No usar bolsas de plástico de un solo uso. Podemos ir a la compra con nuestra propia bolsa de tela que podremos usar infinidad de veces.
  • Utilizar envases que tengan sistema de retorno y así podrán ser reutilizados de nuevo.
  • Comprar productos a granel, en las tiendas de barrio o mercados de abasto.
  • Comprar productos frescos y de temporada sin envases de plástico.
  • Disminuir el consumo de bebidas embotelladas, se puede beber agua del grifo y la podemos guardar en botellas de cristal o de acero inoxidable.

Todas estas son pequeñas acciones que nos hacen ser más sostenibles y contaminar mucho menos.

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 3 = 5